Salsa verde de suero de mantequilla – ligeramente acida y cremosa, mmmhh no iiiihh. Hierbas frescas, especies aromáticas y cúrcuma le dan su color y su sabor. Se hace en solo 15 minutos, es muy facil de digerir y les da placer culinario tambien a las personas que normalmente se tienen que abstener de las salsas «grasas». Se sirve la salsa verde de suero de mantequilla con Gnocchis caseros o pasta de espelta. Combina muy bien también con verduras estofadas o cocinadas. Un sabor parecido para compararlo…no existe, es refrescante y diferente! Gozar sin mucha grasa y quesos es facil. La receta original procede de la autora Petra Skibbe, de su libro clasico de recetas: «Ayurveda – El arte de cocinar» (solo disponible en alemán). Y es tan buena la receta que no hemos cambiado nada.

Efecto en las doshas: equilibra las tres doshas.

Ingredientes:

300 ml de suero de mantequilla puro (lo mejor es casero)

300 ml de agua

2 cucharadas de aceite de oliva

3 – 4 cucharadas de maicena o harina de arroz

6 cucharadas de hierbas frescas, p.e. cilantro, albahaca, salvia o oregano

1 – 2 cucharadas gengibre recien rallado (los pitta solo toman 1 cucharada)

1/2 cucharada de cúrcuma

3/4 cucharada de semilla de cilantro molido

1/2 cucharada de sal

1/2 cucharada pimienta negra recien molida (pitta toman pimienta pippali)

1 pisca de nuez moscada

1 – 2 cucharadas de jaggery o sirope de arce

3 – 4 cucharadas de nata

Quien tiene 3 – 4 flores de calendula

Preparación:

Mezclar el suero, el agua y la maicena en un bol. Calentar el aceite de oliva en una olla y tostar el cilantro molido, cúrcuma y gengibre para unos segundos. Verter la mezcla del suero de mantequilla encima, remover bien y dejar cocinar ligeramente hasta que se densifique la salsa. Añadir el azucar escogido, la nata y sazonar con sal, nuez moscada y pimienta. Al final añadir las hierbas frescas cortadas poco antes de servir todo calentito. Y a disfrutar.

Un consejo: como casi todos los platos indios, saben aún mejor el segundo día. Solo hay que tener cuidado al calentarlo de nuevo, para que no queden grumulos.

Leave a Reply